lunes, 14 de enero de 2008

My dear notebook





Mi querido ordenador portátil. Qué pedazo de hijo de puta. Tras tirarme medio verano sin él, a causa de un problema con la placa base y la burocracia que se da en estos casos en los que la máquina estaba aún en garantía y hasta cristo se quería lavar las manos me encuentro con que desde mediados de diciembre no deja de darme problemas. Que me parece que voy a tener que prescindir de él unos días. Claro que ahora, que ya ha pasado el período de garantía, seguro que tardan menos en arreglarlo y pasarme factura.
Y mientras, dibujos a medio colorear:
Y aquí estoy intentando medio acabarlo antes de que a finales de esta semana lleve el portátil a la tienda donde lo compré.
Bueno, confiemos en superar este obstáculo en menos tiempo que en el verano pasado.
Como siempre, un saludo y que la fuerza os acompañe.